Close
Av 6 de Diciembre y La Niña. Edificio Multicentro OF 502
+593 2) 2552119 / (+5932) 2552120 ccompagnone@uyamafarms.com.ec

La enfermedad que yo tengo según el diagnóstico adjunto es PITIRIASIS RUBRA PILARIS, es una enfermedad que ataca a la piel con ronchas muy anchas rojas y escamosas, en mi caso me ataco a las piernas y brazos, lo que provoco que no pueda utilizar cualquier tipo de ropa ya que a los ojos de las otras personas esto era desagradable, provoca mucha comezón en las partes afectadas, esta enfermedad me la diagnosticaron en Julio del año pasado desde allí me recetaban cremas, jabones medicina oral que incluía corticoides, sin tener algún resultado favorable, pasábamos en continuos cambios de productos y medicinas pero nada logro calmar las consecuencias en mi piel, es más cada día se hacía más crónico y mi organismo comenzó a sufrir los ataques adversos del corticoides (aumento de peso por retención de líquidos, afecciones en el hígado, temblores, dolores de cabeza, fatiga) por lo que tuvieron inclusive que cambiar la medicina por el metotrexato, medicina que también es administrado a los enfermos de Cáncer y que también tienen sus consecuencias adversas .  Esto también hizo que me deprima y me excluyera de muchas cosas ya que al ser más visible las ronchas provocaba la mirada de gente y eso me hacía sentir mal. En diciembre del 2017, una prima que vive en Quito me visito y me regalo el aceite  OILOSOPHY,  en realidad no lo utilice por temor a que esto empeore mi piel, ya que el dermatólogo me había indicado que debía tener cuidado con lo que me ponía en la piel y que por mi desesperación de curarme no esté buscando medicina alternativa, sin embargo en el mes de Enero me dio la curiosidad de frotarlo en mis piernas y brazos, debo afirmar con toda seguridad que esto fue un milagro, porque a la semana de aplicarme el producto desaparecieron considerablemente la ronchas en el cuerpo, para el mes de febrero no tenía absolutamente nada en mi piel, desde allí lo único que pongo en mi piel es el aceite por las noches y la mañana, ya no recurro al sin número de cremas que me recetaban y deje de tomar la medicina que jamás me curo y que inclusive hizo que ciertos marcadores en la sangre se disparen.

Leonella Neira